Presentación 125 ml

Petopic Plata

Crema hidratante que restaura de una manera eficaz la barrera protectora natural de la piel.

Indicada para pieles con sequedad, posibles irritaciones, rojeces y picores en la piel, en ocasiones debida a alguna enfermedad cutánea, como dermatitis atópica, ictiosis, eczemas y dermatosis que cursen con xerosis (piel seca) y prurito.

Calma – Protege – Hidrata – Repara

MODO DE APLICACIÓN:

Aplicar varias veces al día, en las zonas afectadas de la piel realizando un suave masaje a contrapelo, hasta su total absorción.

Composición

¿Problemas en la piel de tu mascota?

La piel sensible es una condición cada vez más frecuente en nuestros animales de compañía (perros y gatos) y con que la deben vivir toda su vida. Por ello, en estos casos es recomendable tomar medidas preventivas para reducir la incomodidad de nuestras mascotas frente a la aparición de dermatitis.   

Los signos más comunes de una alteración alérgica en la piel de nuestras mascotas son:

Eritema (enrojecimiento)

Prurito (picor)

Xerosis (piel seca)

En ocasiones pueden presentarse lesiones secundarias al rascado como son erosiones superficiales, falta de pelo y en casos más graves, lesiones ulcerativas.

Piel atópica

¿Que es la Dermatitis atòpica?

Se trata de una dermatitis de origen alérgico caracterizada por la producción de IgE frente a diversos alérgenos, que pueden ser de origen ambiental o alimentario.
En la Dermatitis atópica existe un defecto en la barrera cutánea protectora natural de la piel, en la producción de ácidos grasos y ceramidas que hidratan y protegen frente a los alérgenos.

Lesiones y Síntomas frecuentes

Las lesiones primarias causadas por la reacción alérgica suelen localizarse en las zonas donde la piel es más sensible: cara, cara interna de los pabellones auriculares, cuello, axilas, ingles, abdomen, periné, cara ventral de la cola, zonas de flexión de las extremidades y espacios interdigitales.

La lesión principal es el eritema o enrojecimiento de la piel. Si el proceso avanza unido al rascado se pueden producir infecciones bacterianas o fúngicas secundarias, apareciendo otro tipo de lesiones como  pápulas o pústulas (“granitos”) y lesiones derivadas del rascado como erosiones o úlceras. El rascado se puede manifestar también como lamido del cuerpo, mordiscos en la piel, frotado constante (pies, cara y vientre) Si el problema se agrava, puede producir pérdida de pelo, cicatrices e hipopigmentación (decoloración de la piel) en algunas zonas.

También se pueden producir, aunque con menos frecuencia, inflamación e irritación en mucosas ocular y nasal, produciéndose blefaritis (inflamación de los párpados), conjuntivitis o rinitis de origen alérgico. 
En los animales que padecen dermatitis atópica, las otitis externas son muy frecuentes, puesto que el conducto auditivo externo está recubierto de piel. Esto hace que estos animales tenga una mayor predisposición a padecer infecciones óticas.

Xerosis o piel seca

La xerosis o sequedad cutánea es un hallazgo frecuente en multitud de patologías cutáneas y que suele acompañarse de prurito (picor). En la xerosis existe una alteración tanto en la calidad como en la cantidad de los lípidos ( ácidos grasos, ceramidas y colesterol)  que se producen en la epidermis, cuya función es la de hidratar y proteger la piel.

Por tanto, esta falta de hidratación provoca falta de elasticidad y picor, pudiéndose formar grietas en zonas como almohadillas o trufa.

La rapidez del tratamiento nos permitirá solucionarlo de forma efectiva, aportando hidratación y restaurando la barrera cutánea.

CONSEJOS
para una piel sana

CONSEJOS

para una piel sana

Consulta siempre a un profesional veterinario
Alimentación de calidad
Buena higiene e hidratación
Utiliza el tratamiento adecuado según el tipo de piel de tu mascota

Cuidamos la piel de tu mascota